Presentación

 
Chema Blanco.jpg

El Flamenco es Sevilla y Sevilla tiene la obligación de ser Flamenco.

La Bienal tendrá cada vez más importancia mientras más se acerque a un proyecto de Ciudad, de la Ciudad de Sevilla; y más concretamente, de la realidad de la Ciudad de Sevilla. De todo lo que ocurre en una ciudad del siglo XXI y donde todo lo que ocurre se pone al servicio de todos, en cualquier lugar del planeta.

La Bienal no puede vivir de espaldas a esa realidad, ni Sevilla a las necesidades del Flamenco. No podría ser del todo una ciudad moderna si una de sus principales referencias culturales, por no decir la más importante, no lo es también; y en este sentido, el turismo que se promueve en torno a este ineludible valor patrimonial de la ciudad, así lo corrobora. Y es que en el Flamenco, como en todas las artes, el tiempo pasa rápido; y el público, la ciudadanía al fin y al cabo, los artistas, los expertos, los aficionados, los investigadores, ellos y ellas, tienen necesidad de saber más y de conocer más.

La Bienal, la ciudad de Sevilla, tiene la obligación de satisfacer esas necesidades. De liderar un proyecto de Flamenco del siglo XXI. Un proyecto genuino, donde ocurra lo que no puede ocurrir, por su enclave, su luz, su historia, su tradición, etc., en cualquier otra parte del mundo que tenga algo que ver con el Flamenco. De servir de trampolín a artistas y a proyectos, de establecer vías de colaboración con otras ciudades y sus acontecimientos flamencos, con otros festivales. De seguir dialogando, como en sus principios, con el resto de las artes. De ser, la Muestra por excelencia.

Sevilla tiene que ser ambiciosa y, por lo tanto, La Bienal tiene que seguir liderando el gran encuentro bienal del Flamenco del siglo XXI. El referente artístico donde los artistas puedan desarrollar sus necesidades, donde se estudie la tradición profundamente para que a las generaciones futuras, les sirva de herramienta de conocimiento y fuentes de inspiración, y donde la ciudad de Sevilla exhiba el Flamenco que escribirá el futuro de este arte.

Cuando me preguntan qué veremos en la Bienal de 2022 respondo: “En la Bienal veremos a los artistas y a los proyectos que nos emocionen”. En ello estamos.

 

Chema Blanco

Director de la XXII Bienal de Flamenco