La Bienal 17 dice adiós con un homenaje mayúsculo al baile de Sevilla
comparte y comenta esto   like   twitter

Con las entradas agotadas desde hace semanas, la gala de clausura de la Bienal 17 ofreció un merecido homenaje al baile flamenco sevillano. Bajo la dirección de Rafaela Carrasco, ‘La punta y la raíz’ hizo un recorrido por los grandes nombres del pasado para conectarlos con las figuras del presente. Así, la obra rindió tributo a Mario Maya con la coreografía ‘Tiempo’ y con el martinete en la silla de su hija Belén Maya. Del mismo modo, Pastora Galván bailó por soleá con su padre José Galván y Farruquito recordó a su abuelo Farruco, tras haber hecho una pincelada del trío los Bolecos.

La propia Rafaela Carrasco, enfundada en una bata de cola roja, reconoció la labor de Matilde Coral con unas alegrías canónicas de la escuela sevillana. Manolo Marín y el baile de Triana también estuvieron presentes gracias a los hermanos Adela y Rafael Campallo. Una de las sorpresas de la noche vino de Merche Esmeralda quien se atrevió a cantar y bailar avocando la figura de Adelita Domingo.

Pero la gran sorpresa de la noche vino en el fin de fiesta. Rafaela Carrasco pidió a todos los bailaores presentes en el patio de butacas que subieran al escenario. Y fue así como coincidieron en la pataíta por bulerías Manuela Carrasco, Matilde Coral, Cristina Hoyos, Carmen Ledesma, Concha Vargas, Javier Barón, Isabel Bayón o Pepa Montes, quienes se sumaron al plantel de artistas anteriormente citados. Un momento histórico y único con el que la Bienal se despide hasta 2014.

espectáculos relacionados: