comparte y comenta esto   like   twitter
Ursula López & Tamara López & Leonor Leal J.R.T., sobre Julio Romero de Torres, pintor y flamenco

Arriba en la imagen, fotografía de Úrsula López por Félix Vázquez. Museo Julio Romero de Torres (Ayuntamiento de Córdoba, España).

J.R.T., sobre Julio Romero de Torres, pintor y flamenco”.
Danzas, bailes y coreografías para Úrsula López, Tamara López y Leonor Leal.

En la conversación, Úrsula López, Tamara López y Leonor Leal, plantearon acercarse a la obra de Julio Romero de Torres, conocerla, interpretarla, buscar la manera de transmitir su poesía escapando del tópico. Claro, que el tópico, el lugar común, esconde, la más de las veces, un significado veraz, una especie de prueba de que el lenguaje es incluso capaz de inventar la realidad. Se trataba, entonces, de viajar a ese sitio, hacer el mapa de esa topología, conocer el lugar.

Con Julio Romero de Torres no hay manera de escapar al tópico, hay que entrar en su geografía, penetrarlo, sólo así podemos saber su verdadera significación. Julio Romero de Torres no es solo un pintor aficionado al flamenco ni un pintor que pintara flamencos, sus retratos, sus vidas, sus temas. Romero de Torres es un artista flamenco, pintor, sí, pero su modo de hacer, su concepción poética del mundo es para el flamenco tan importante como la de Antonio Chacón o La Argentina, algunos de sus contemporáneos. No es sólo flamenco cuando pinta a La Niña de los Peines o a Pastora Imperio o la Alegorías de la Copla o del Cante Jondo o tantas, tantas cosas flamencas. Nuestro interés pasa por saberlo así de flamenco en, por ejemplo, La Lectora, Nuestra Señora de Andalucía o Retablo del Amor. En eso consiste nuestro trabajo, en entender el flamenco de Romero de Torres, no en hacer estampas con sus cuadros ni ilustraciones ni costumbrismo.

Las tres bailaoras se han puesto en la tarea y claro que saldrá un espectáculo. Pero la idea principal es la de trabajar, el trabajo coréutico, la persecución del gesto flamenco, del hacer flamenco de Julio Romero de Torres. Después todos esos trabajos se enmarcaran y se presentaran en cuadros y se pondrán en un teatro. Entre otras cosas porque uno de los hallazgos importantes de Romero de Torres tiene que ver con esa teatralización simbólica de la pintura, ese trabajo del cuadro no como ventana a la realidad sino como espacio de representaciones simbólicas, pequeños teatros, momentos en que el gesto se detiene –diríamos la imagen se congela-, y connota un conjunto potente de significados. Los flamencos antiguos decían hacer una estampa o montar un cuadro –ese mismo conjunto de artistas que van en el espectáculo- pero los viejos tratados coreográficos del renacimiento italiano ya hablaban de esa “estampa” como el momento de significado mínimo que alcanza la danza, ante y después lo que hay no puede ponerse en palabras. Fernando el de Triana explicaba así la inclusión de fotografías en su Artistas flamencos: “es como en el baile, tó no se puede decir con palabras”.

Por ejemplo, para el espacio escénico, nos hemos fijado en algunos teatros de Sevilla, Jerez y Córdoba. El teatro Lope de Vega, el Villamarta o el Gran Teatro de Córdoba. Sus cajas escénicas, las volutas de sus marcos, los telones nos proporcionan una suerte de meta espacio teatral. Un teatro que habla del teatro. Es entre esos marcos donde puso Julio Romero de Torres al flamenco. Por eso cada pintura suya es una coreografía, cada gestos de un retrato, la manera en que coge la guitarra el figurante de turno. Fíjense en el movimiento de la cabeza del arcángel San Gabriel en esa anunciación profana que presenta a María totalmente desnuda. Si, esos gestos flamencos están en el Retablo del Amor, donde al femenizado heraldo le han colocado un par de tacones de bailen. Tenemos la suerte, además, que el MNAC de Barcelona, el MNCARS de Madrid y, por supuesto, el Museo Julio Romero de Torres de Córdoba se suman al proyecto y nos dejan sus salas para ensayar allí, delante de los mismos cuadros, este retrato, no puede ser otra cosa, de Julio Romero de Torres, de su trabajo como artista, de su trabajo como artista flamenco.

Ese mismo entusiasmo lo hemos buscado en Alfredo Lagos que trabajará con Rosalía y Eva de Dios, con Antonio Duro y Proyecto Lorca, toda la partitura musical. Hay andan todos, con el Julio Romero de Torres, el aficionado a la guitarra –las coleccionaba y las tocaba-, el bailaor incipiente, el que quiso ser cantaor y se presentaba a concursos y cantaba por la calles de Córdoba sus letrillas: “Por la calle arriba, por la calle abajo, ¡cómo paseaba anoche ese cuerpo que yo quise tanto!”.

No se trata ahora de limpiar su nombre de tipismos, de desvincularlo de la caspa franquista –él, que murió cuando aún no llegó su república-, de sacarlo del guardarropía del pastiche costumbrista. Esa labor empezó ya hace algunos años y con muchos aciertos, nadie piensa ya en los billetes de 100 pesetas con la Chiquita Piconera. Los tópicos que exploramos son otros. El Julio Romero de Torres que con el erotismo explora el campo sensible de la sexualidad; el Romero de Torres religioso, no un teólogo, desde luego, si no el componedor de una liturgia, casi dancística, para representar tanto los interiores místicos como las explosiones de religiosidad popular; el Romero ciudadano moderno, proto republicano, adalid de lo nuevo, pionero de la publicidad, avanzado, amigo del progreso.

Hay que comprender, como nos dice Fredric Jamenson sobre las culturas de la Península Ibérica y Latinoamérica, que en el malentendido entre modernidad y modernismo están muchas de las claves para poder interpretar las peculiaridades de nuestra modernidad otra, periférica. El mundo sajón y francés distinguen bien entre los distintos simbolismos –lo que va aquí del modernismo que fundara Rubén Dario al art-decó, Gaudí o el propio Romero de Torres- y lo moderno, el arte llamado de vanguardia, los futurismos, la abstracción. No sólo eso, la irrupción insolente de la cultura popular, del jazz, del tango o del flamenco, puso también patas arribas esos distingos. Y ahí también estaba Julio Romero de Torres.

Pedro G. Romero

PROGRAMA

La lectora
Cante de Pedro El Morato, la Malagueña de la Trini y los cantes de Juan Breva
Suite Semana Santa
Nuestra Señora de Andalucía
La Soleá de Córdoba, Pregón de los Piconeros y Chuflas Piconas
Suite Pasodobles Taurinos
Retablo del Amor
Las Alegrías de Córdoba, Romeras y la Rosa
Suite Orquesta de Coplas

Programa de mano ‘J.R.T.’

FICHA ARTÍSTICA

Baile:

Úrsula López

Tamara López

Leonor Leal

Guitarra flamenca: Alfredo Lagos

Voz: Rosalía – Gema Caballero

Guitarra : Antonio Duro.

Palmeras: Aniela y Melisa Soledad

Proyecto Lorca:       Juan M. Jiménez – Saxofones

Antonio Moreno – Percusiones

Coreografías: Úrsula López + Tamara López + Leonor Leal + Mónica Valenciano + María Muñoz

Música Malagueña: Alfredo Lagos + Leo Brouwer + Lecuona + Frank Martin + Granados.

Música Soleá: Alfredo Lagos + Antonio Duro + Leo Brouwer + Albéniz

Música Alegrías: Alfredo Lagos + Antonio Duro + Manuel de Falla + R.Sainz de la Maza + Joaquin Malats

Música Suites “Semana Santa” y “Pasodobles Taurinos”: Proyecto Lorca (Juan M. Jiménez/Antonio Moreno) + Pedro G. Romero

Músicas Suite “Orquesta de Coplas”: Proyecto Lorca (Juan M. Jiménez/Antonio Moreno) + Pedro G. Romero + Alfredo Lagos + Antonio Duro + R. Sainz de la Maza + E. Lucena

Aparato:  Pedro G. Romero

Colaboración artística María Muñoz

Escena: Antonio Marín

Sonido: Manu Meñaca

Diseño de Iluminación: Ada Bonadei (Vancram) & Manu Madueño

Técnico de Iluminación: Manu Madueño

Regiduría: Balbi Parra

Grabación y realización de vídeos: Félix Vázquez.

Modelo vídeo grabado en el Museu Nacional d´Art de Cataluña: Leo Castro

Maquillaje y peluquería vídeos: Tanit Monfort, Rafa Girona

Fotografía: Félix Vázquez

Vestuario: López de Santos

Dirección de producción: El Mandaito Producciones S.L.

Producción Flamenco López S.L. & Cía. Leonor Leal

Este espectáculo ha sido posible gracias a la colaboración de:

Agencia Andaluza de Instituciones Culturales – Consejería de Cultura

Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía

Museu Nacional d´Art de Cataluña

Museo Julio Romero de Torres de Córdoba

Córdoba Film Office

Especial agradecimientos a Charo Martín, al personal técnico del Teatro Central, Almudena Díez (MNCARS), Charo Canal (MNAC), Luis Alabern (MNAC), Paco Gallo (FILMOFFICE Córdoba) y Mercedes Valverde (MJRTC).

Ursula López

Úrsula López nace en Montilla (Córdoba). Comienza su formación académica a muy corta edad, graduándose tanto en danza española como clásica y se traslada a Sevilla para seguir formándose en la disciplina del flamenco con grandes maestros como Manolete y Manolo Marín, siendo este quien le abre su carrera profesional en la opera “Carmen”, bajo dirección de Carlos Saura. En 1996 ingresa en la Compañía Andaluza de Danza y durante los siguientes ocho años participa como solista en todos los espectáculos de la Compañía, que recorre los más importantes festivales y teatros de todo el mundo. “El perro andaluz” de María Pagés, “La vida breve” de Jose Antonio para la inauguración del Teatro Real de Madrid, “Latido flamenco” de Manolete, “Cosas de Payos” de Javier Latorre, “Ramito de Locura” de Javier Barón, “Dharma” de Eva Yerbabuena y con Antonio Gades en uno de sus últimos trabajos para el Festival de Granada, en el emblemático papel de La Mujer de “Bodas de Sangre”. Interviene en la Bienal de Flamenco de Sevilla... sigue leyendo

Tamara López

Nació en Montilla, Córdoba, en 1978. A la edad de seis años comienza sus estudios de danza en diversas disciplinas, ballet clásico, contemporáneo, danza española y flamenco, obteniendo matricula de honor por la Royal Academy of Dance. En 1998 termina sus estudios de danza española y clásica en los conservatorios de Sevilla y Málaga, licenciándose de forma sobresaliente. Al siguiente año se traslada a Sevilla para ampliar sus estudios con el maestro Manuel Marín. Trabaja también con los maestros Javier Latorre, Manolete, Merche Esmeralda, Belén Maya, Víctor Ullate y Ramón Oller, entre otros. En septiembre de 2000 y bajo la dirección de Aída Gómez, empieza un periplo de doce años en el Ballet Nacional de España, durante el cual interpreta numerosas obras y coreografías, destacando: “Danza y Tronío” de Marienma,”Concierto de Aranjuez” de Pilar López, “Cambalache” de Antonio Canales o “Leyenda” de José Antonio como solista. Como primera bailarina tiene el placer de realizar alguna de las obras más importantes de la danza española, como “Medea” de José Granero y... sigue leyendo

Leonor Leal

Nace en Jerez de la Frontera. Parte de una densa formación en danza clásica y española y poco a poco se adentra en el mundo del flamenco siendo requerida muy pronto por varias de las principales compañías andaluzas, como las de Antonio “El Pipa”, Andrés Marín , Javier Barón o Cristina Hoyos, entre otros. Más tarde, su inquietud y sus formación le hacen tomar parte de muy diversos proyectos compartiendo cartel con artistas como Joaquín Grilo, Antonio Canales, Rafael Campallo, Alejandro Granados, la pianista Mie Matsumura, Dorantes, Rosa Torres Pardo, Camerata Flamenco Proyect, Jose Antonio Ruiz o el guitarrista barroco Rafael Bonavita, entre otros muchos. Estrena su primer espectáculo en solitario, “ Leoleolé”, en 2008 dentro del Festival de Jerez, obteniendo gran aceptación de la crítica flamenca tanto nacional como internacional. Es galardonada como “Artista sobresaliente” del certamen coreográfico de Madrid. Recorre desde entonces escenarios europeos compaginando su labor como docente con su formación como bailaora solista y creadora de sus propias coreografías. Será de nuevo en el Festival de... sigue leyendo

Teatro Central + info y programación
cómo llegar:

bus c1 y c2 parada José de Gálvez (Teatro Central)

ENTRADAS 25€
Ma 13 | sep | 23:00 COMPRAR